Nutrición y Salud Oral

24 | 04 | 2019
Nutrición y Salud Oral

La salud dental de los más pequeños no es un tema que debamos pasar por alto si lo que queremos es su real bienestar. Una vida sana incluye tener dientes y encías saludables, además del empleo correcto de técnicas de cepillado e higiene bucal, una alimentación equilibrada juega un rol fundamental de prevención y cuidado.

El cuidado e higiene bucal debe iniciar desde edades tempranas incluso sin la presencia o erupción activa de dientes, con la limpieza suave de encías a fin de evitar proliferación de bacterias, progresando con el empleo de cepillos dentales especiales según edad del niño desde los 6 meses de edad.

En niños menores a seis años. La higiene bucal debe realizarla bajo la supervisión de un adulto en pro de controlar la cantidad de crema dental a emplear (0,5 gramos: No superior al tamaño de una arveja), así como también la concentración de fluor (1000-1500ppm) y guiar una técnica correcta (tiempo de al menos 2 minutos, limpieza integral de dientes, encías y lengua, limitar la ingesta del dentífrico, etc.). Mientras que en niños mayores, el procedimiento es similar, sin embargo suele ser auto dirigido, la cantidad de crema a emplear es mayor (1 gramo), las concentraciones de fluor, también suelen ser mayores (pudiendo legar a los 1500ppm).

En lo que respecta a la alimentación, la calidad y la consistencia de los alimentos, así como la composición y las combinaciones a ofrecer al niño, influyen directamente sobre su salud bucal, riesgo y prevención de caries y enfermedades inflamatorias a nivel de sus encías.

Asegurar un consumo adecuado de agua, proporcionar variedad de alimentos y meriendas naturales y alto valor nutricional tipo frutas, palitos de vegetales, quesos bajos en grasas, palta y frutos secos (Mayores de 1 Año), favorecen el fortalecimiento dental gracias alto contenido de antioxidantes, vitaminas y minerales que favorecen a la inmunidad y la capacidad natural del organismo para combatir bacterias y la inflamación a nivel bucal.

Los Vegetales verdes, frutos secos, leche y derivados, huevos y pescados son ricos en Calcio y Vitamina D que favorecen la correcta mineralización y fortalecimiento del esmalte dental, disminuyendo la acción de los ácidos que pueden afectar la dentadura de tu bebé y desencadenar las temidas caries. Mientras que las vitaminas presentes principalmente en frutas, ayudan a proteger las encías.

La Fibra presentes en frutas enteras como manzanas, zanahorias y apio hacen barrido de la placa bacteriana que en conjunto al correcto cepillado potencian la salud dentaria.

Limitar la ingesta de bebidas azucaradas, jugos, refrescos, golosinas y dulces en general, disminuye el riesgo de acidez, previniendo daños sobre el esmalte y proliferación de caries.

Si mantienes en conjunto a hábitos de higiene como el cepillado dental con cremas dentífricas especializadas, visita de chequeo semestral al odontopediatra (A partir de los 2 años de edad) y una correcta alimentación con control de alimentos dulces, aseguraras la salud dental de tus pequeños, evitando malestar, dolor y los altos costos asociados al tratamiento y curación de caries.

Nta. Alejandra Rivero
Nutricionista y Dietista – UCV
Nutrición Deportiva IPEF-LUZ-FEDA-PUC
Antropometrista ISAK-I
Promotora en Lactancia Materna OMS-UNICEF

Artículos relacionados

Suscríbete a Smiley Kids

Regístrate en Smiley Kids y recibe las mejores y más ricas ofertas, además de datos y tips para el cuidado y alimentación de tus hijos.

¡Gracias por Visitarnos!